Ortopedia

 

Mientras que la ortodoncia significa el control del movimiento de los dientes, la ortopedia dentofacial implica la orientación del crecimiento y el desarrollo facial, los cuales suceden principalmente durante la niñez y la adolescencia. Para el tratamiento de ortodoncia se utilizan aparatos que permiten el movimiento dental (generalmente brackets) y para tratamiento de ortopedia dentofacial se utilizan aparatos especialmente diseñados para guiar el crecimiento facial según las anomalías que presenta el niño.


¿Cuál es el mejor momento para comenzar el tratamiento de ortopedia?


Comenzar el tratamiento en el momento óptimo garantiza los mejores resultados en el menor tiempo posible y al más bajo coste. Por lo general, este momento es en la última etapa de la dentición mixta o, al inicio de la dentición permanente y antes de finalizar el crecimiento.
Las Asociaciones Americana, Europea y Española de Ortodoncia recomiendan hacer la primera visita al ortodoncista antes de los siete años de edad. A esta edad, es posible que no sea necesario un tratamiento ortodóncico ni ortopédico, pero un examen minucioso nos indicará el momento más conveniente para comenzar el tratamiento. La primera visita nos permite una detección precoz de malformaciones esqueléticas y dentarias que pueden interferir en el crecimiento normal del niño.


Si no se tratan de alteraciones del crecimiento y desarrollo de los maxilares del niño, aparecerán problemas esqueléticos como: asimetrías faciales, mal posición dental que pueden derivar en posibles dolores musculares y articulares que requieren tratamientos complejos, largos y costosos como cirugía ortognática, extracciones de dientes, prótesis dentales, etc… Por los tanto, la evaluación temprana ofrece la posibilidad de detectar a tiempo los problemas y lograr un tratamiento más eficaz. Un tratamiento precoz puede ser necesario para evitar problemas funcionales capaces de desarrollar alteraciones o displasias esqueléticas en el niño en crecimiento.


Si se detectan las alteraciones del crecimiento deben realizarse tratamientos ortopédicos u ortodóncicos que nos ofrecen un pronóstico favorable, aparatología sencilla, muy poco tiempo de tratamiento y bajo coste.


Cuando la intervención ortopédica no es necesaria, el ortodoncista vigilará cuidadosamente el crecimiento y el recambio dental cada 6 meses hasta el niño finalice el recambio dental.

 

 

 

 

 

 

 

GRATALDENT 2014